jueves 21 enero 2021

GREGORIO ANTONINO MALDONADO VÁZQUEZ

Tonatiuh Rangel Tovias

De relojero a doctor y después presidente municipal, no sin antes ser abonero cobrador y granjero. Nació el 9 de mayo de 1957 en el barrio de “El Nijayote”, por la calle de Constitución. Fallece en la ciudad de Monterrey,  N.L., el 15 de agosto del 2020. Hijo del que fuera un joyero y relojero Raúl Maldonado Ortega y de María de Jesús Vázquez Sandoval, inició sus estudios en el colegio Amado Nervo de donde muchos estudiantes se hicieron profesionistas. El tercero de los cinco hermanos, no creció dentro del mundo de la política, ni tampoco le gustó conocerla, pero el destino le guardaba algo que jamás pensaría, como llegar a tocar puertas en altos niveles del gobierno federal porque en el estado parecía tener la puerta cerrada. Se encaminó por el rumbo del bienestar común, de buscar, de hacer obra, porque decía que: “un poste, una zanja o una alcantarilla, es una obra que a muchos beneficia”. El presidente Raymundo García Olivares, como un buen político, supo dejarle en sus manos un gobierno limpio, con obras que se vieron y nunca entre ambos se disiparon dudas o malos entendidos. Fue una entrega en absoluta armonía y con el respeto mutuo. Su carrera como doctor la realiza en la Universidad Autónoma de Nuevo León, y al convertirse en profesionista emprende su carrera en distintas partes, sobre todo en el medio rural donde empieza a conocer las necesidades de las familias. Antes del término de su mandato, manejó la política al grado tal que empujó a Virgilio López Flores, para que fuera el presidente del Consejo Municipal, como su sucesor, que por primera vez en la historia de este siglo se registraba, del 26 de septiembre al 31 de diciembre del 2003. Esa fuerza que ejerció con Virgilio, terminó en un mal momento porque ordenó que la oficina de Obras Públicas que estuvo bajo la dirección de Esteban Castorena Castillo, se cerrara y bajo estricta vigilancia. No pasó nada y sobrevino la discordia entre Virgilio y Gregorio, no obstante que Maldonado Vázquez, lo había propuesto como presidente del Consejo para los tres meses que le restaban al 2003. El 17 de febrero del 2000, se registran como precandidatos a la presidencia municipal por el PRI, Héctor Cossío Castillo, María Elena Yrizar Arias, José Everardo Nava Gómez, Alfonso Juvenal Nava Díaz, Patricio Luis Salazar y Elva Esther de la Rosa Pérez. El PAN tenía solamente una carta para jugar y lanza al Doctor Gregorio Antonino Maldonado Vázquez, quien finalmente se enfrenta con María Elena Yrizar, la ex diputada federal que tenía en mente ganar la silla presidencial de Matehuala. El domingo 2 de julio, las votaciones favorecieron a Gregorio Maldonado, y se inicia un nuevo siglo para Matehuala. Sin embargo, se registra una segunda vuelta y nuevamente Gregorio consigue el triunfo por más de 5 mil votos de ventaja. El 13 de octubre del 2000, realiza una visita al panteón Hidalgo y Guadalupe, para verificar el funcionamiento y ver las posibilidades de mejoras que no se llevaron a cabo. Ese mismo día acude al Rastro municipal, el que en un futuro contaría con avanzado equipo, y luego presenta un informe de los primeros 100 días de su administración lo que hace subir la popularidad.  La popularidad de “Goyo”, fue en el sentido de que era mal hablado, pero logró abrirse el camino entre piedras y lodo, pero con obras que algunos consideraron de relumbrón, pero que a la fecha son altamente solicitados sus espacios. Se encaró con el gobernador del estado Fernando Silva Nieto y públicamente con José Cerrillo Chowell, por el famoso carril de la calle Roble. Recibió golpes bajo por los medios, pero podía salir al frente de cualquier situación, siendo reconocida la obra del Ducto La Maroma, y otras acciones que lo han mantenido como uno de los presidentes que tocó puertas para llevar a cabo importantes proyectos que ahora se ven. Dentro del mismo trienio, poco antes de concluir, se lanza como aspirante a candidato a la gubernatura del estado, realizando 3 recorridos en las 4 zonas del territorio potosino, cuyos mensajes en parte fueron como un “tip” para el que sería el jefe del ejecutivo estatal: Marcelo de los Santos Fraga, porque dentro de las ideas del doctor, posteriormente surgieron obras de Marcelo de los Santos. En el 2012, una vez más Gregorio, se lanza como candidato a la presidencia municipal por el PAN ante un difícil contrincante: Edgar Morales Pérez, abanderado del Revolucionario Institucional. Las elecciones del 1 de julio de ese año, no le favorecieron y a través de un mensaje por celular dijo: “Jugué limpio”. Y muy claro estaba el mensaje. Sí había jugado limpio ante una aguerrida lucha de la gente de Edgar, y ante la lucha del panismo, y sobre todo dentro de un clima que ya pesaba mucho en Matehuala: el crimen. Del galeno se ha hablado mucho, sobre todo por su carácter y porque, sí, en realidad, se hicieron obras, pese al distanciamiento entre Fernando Silva Nieto como gobernador. Fue  reconocido como doctor y un buen presidente.