• 1
  • 2
  • 3

María Elena Yrízar Arias

Ricardo Gallardo Juárez, presidente perredista del municipio capitalino, en plena plaza de Los Fundadores, dio su informe de resultados de la administración que preside. Primeramente exhibió un video relativo a las obras y servicios que durante su gestión ha desarrollado, por allí le acompañaron primeramente el Gobernador del Estado, Juan Manuel Carreras, la presidenta del PRD nacional, Alejandra Barrales, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Cornejo, el presidente municipal de Soledad de Graciano Sánchez, Gilberto Hernández Villafuerte, y autoridades de los tres poderes estatales.

Dijo el munícipe que está conforme y satisfecho de su trabajo, que según él percibe a los potosinos seguros, aunque el alcalde no desaprovechó la oportunidad para decir que es víctima de las personas que lo atacan y aseguró que se ha logrado encausar el destino de San Luis Potosí. Planteó la necesidad del fomentar el desarrollo potencial de la zona metropolitana de Soledad de Graciano Sánchez y la capital potosina, desde luego con el apoyo del gobierno del estado. Agregó que “encausar el destino progresista de San Luis es tarea de todos”. Lo que no hizo fue referirse a las corruptelas de sus antecesores ni a las que a él se le señalan, y menos decir algo sobre Sandra Sánchez Ruiz, su proveedora de medicinas.

Maria Elena Yrizar Arias

Hace un año,   Juan Manuel Carreras al tomar posesión como gobernador electo de San Luis Potosí,   al pronunciar su discurso oímos a un Carreras convincente, conciliador con la clase política, que planteó dos ejes centrales en su discurso: la transparencia y la necesidad de combatir la corrupción, con lo que definió la dirección por donde llevaría su gobierno para sortear los problemas. Al parecer, Carreras parecía que sería inflexible ante cualquier forma de corrupción.

Ese compromiso se basó en la legalidad, que desde luego, es la responsabilidad de aplicarla y hacer que se respete, con el objetivo de que se mejorarán las relaciones de gobierno con los grupos sociales o la ciudadanía en general. En otras palabras, que el nuevo gobierno fuera eficaz desde un inicio, aunque haya recibido una herencia perversa.

Tonatiuh Rangel Tovias

A la empresa internacional City Express, no le interesa construir más hoteles hacia Matehuala, pero eso sí, no descarta construirlos en el Centro Histórico de la capital potosina. En Matehuala con El Jacalito es suficiente para un rapidín. Se ha dicho que a partir de la entrada en funcionamiento del Libramiento Matehuala, se acabaron los hoteles y moteles. Sin embargo la falta de mantenimiento los vino alejando de los huéspedes. Antes de su construcción, el 2 de octubre de 1996, tanto Virgilio López Flores de Coparmex,  Andrés Ferrándiz Calvet, de Canaco,  Pedro Dimas  Gómez de Canirac y  Ricardo de León Paredes de la Asociación de Hoteles y Moteles, le lanzan un desplegado al senador Francisco Xavier Salazar Sáenz, para que no se construya el Libramiento Oriente, sino que se construyeran carriles en la actual carretera, petición que nunca se vio atendida…

Lic. Pascual de Jesús Ramírez Coronado

La desunión que existe en el gremio de los abogados está permitiendo que el poder  judicial y sus magistrados no cedan ante las constantes peticiones del juez de lo civil del segundo distrito judicial ALFREDO OCHOA ROJAS.

Paradoja del destino, ahora resulta que el juzgado primero mixto de primera instancia en lugar de ir hacia adelante por haber sido precisamente el primer juzgado para Matehuala y algunos municipios cercanos, ahora resulta que va para atrás.

María Elena Yrizar Arias 

El nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, visitó la capital potosina el martes, como parte de un recorrido por varios estados. Por la mañana sostuvo encuentros, primeramente con el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras, luego se reunió con los líderes de los medios de comunicación; posteriormente comió con los priístas distinguidos de la capital en un hotel de lujo. Allí llegaron invitados de algunas regiones estatales, los diputados federales y locales, por allí estuvieron Eduardo González Sierra, Cándido Ochoa, la aguerrida América Wong, Margarita Brieño e Isabel Cristina Rueda Gámez, entre muchas otras personas; estuvieron funcionarios estatales, líderes de fuerzas vivas, algo así como la crema y nata de la clase política selecta.

A esta comida no concurrieron los campesinos de sombrero ni los obreros ni las mujeres que allá en la lejanía de la capital luchan por conservar el fervor priísta, renovando la esperanza de los marginados de que el PRI les siga proporcionando sus apoyos del campo, las becas a sus hijos, entre otras cosas. No, no, al hotel de lujo fueron priístas de la estirpe mayor, los de la familia política y los de lujo, o sea que se hizo una marcada diferencia, que a lo mejor ni era necesaria, pues de todos modos los juntarían en el evento de la noche en las instalaciones del PRI.