• 1
  • 2
  • 3

María Elena Yrizar Arias

El triunfo de Donald Trump en Estados Unidos ha causado una serie de expectativas y miedos que han generado infinidad de opiniones. Los mismos ciudadanos de aquel país –me refiero a los  legales– se encuentran confundidos, divididos y enojados. Las reacciones son muy naturales, ya que como candidato a la presidencia de la república más poderosa del mundo, sus palabras en campaña, ríspidas y amenazantes, sacaron de quicio a varios gobiernos de las diversas regiones del orbe y alcanzaron hasta a nuestros paisanos potosinos que habitan ilegalmente en aquel país, ya que la llegada de este hombre al próximo gobierno les ha dado incertidumbre del futuro inmediato, ya que si son expulsados de aquellos lugares donde habitan y laboran para llevar a cabo el sueño americano y fueran remitidos a nuestro país, pues sus situaciones serían aún más difíciles desde cualquier punto de vista. Pero como hemos visto Trump ya se ha retractado de sus afirmaciones tan ilógicas y exageradas, lo que posiblemente obedezca a una postura más inteligente que se adecue a la realidad política de nuestros vecinos. Esto es muy simple porque del dicho al hecho, hay un gran trecho. Por acá, le consideramos como un exagerado.

Es para reírse un poco eso de que se va a hacer un muro entre nuestras fronteras. A lo mejor nadie le ha dicho a Trump que tenemos varios miles de kilómetros entre los dos países. Lo que sería una locura de costo y trabajo para poder hacerlo. Es más, no existe el cemento suficiente y necesario para tal fin, y llevaría muchos años de construcción, que no se le podría exigir a México que la pagara. Pero, ahora ya cambio la versión, ya no será muro, será una malla, que desde luego entre esas dos cosas hay una grandísima diferencia, lo anterior nos demuestra que la mesura en su discurso se está adecuando a la realidad. A lo mejor alguien de sus asesores le dijo: mire usted, señor presidente electo, los mexicanos son unos hijos desobedientes muy expertos en hacer túneles debajo de nuestras fronteras, así que a lo mejor nos pasaría igual que como cuando se hizo la gran muralla china, bien reforzada, alta e imponente y no fue obstáculo para ser brincada, asaltada y hasta corrompían a los guardias para que dejaran pasar a los invasores de aquellos tiempos.

María Elena Yrizar Arias

En los últimos días hemos visto que se reclama y exige al gobierno del estado potosino que se implemente la alerta de violencia de género en la entidad. Así, algunas voces de opinión lo reclaman, por ejemplo la activista Fátima Alvizo, de Educación y Ciudadanía, AC, consideró que la sociedad potosina se siente devastada ante el incremento de la desaparición de mujeres y la violencia feminicida, esto ante la mirada de un gobierno estatal que parece sirve a la impunidad. Como sociedad civil dijo que estarán impulsando una declaratoria de alerta de género como una medida emergente para disminuir esta violencia contra las mujeres. Mientras tanto la activista Arely Torres Miranda, integrante del Consejo Consultivo del Instituto Nacional de las Mujeres, lamentó el asesinato de Viviana Elizabeth Vázquez Hernández, estudiante universitaria que fue encontraba muerta este domingo, con un balazo en la cabeza, en la ex hacienda La Parada, ubicada en el municipio de Ahualulco. Es un caso que debe tratarse como feminicidio, consideró la activista, y que la alerta de género debe declararse ya y esta será una exigencia de la sociedad civil, así como la aplicación del protocolo Alba, del cual no entiende cómo no se ha aplicado en la desaparición de mujeres.

Estas dos voces sólo demuestran la desesperación social que se vive en el estado, ya que para comprender mejor sobre este tema habrá que precisar de qué se trata este asunto.

María Elena Yrizar Arias

Casi todas las personas nos enfocamos en tener cierta entrega solemne para recordar, honrar y festejar a nuestros santos difuntos. Los días de muertos nos hacen evocar las almas de nuestros amados familiares, recordamos a nuestros padres o hijos que se han adelantado en el camino de la existencia. Así, cada quien tiene su manera de festejarlos, como un reflejo de su propia cultura. Algunos hicieron sus respectivos altares con las ofrendas a sus seres queridos, dándole así un giro a nuestras vidas cotidianas de las dificultades que nos vemos obligados a enfrentar cada día, pero en los días de los santos difuntos se hace un alto a nuestras labores diarias y nos concentramos en el anhelo de acercarnos a los difuntos y reconocerlos, ya que no tenemos una verdad absoluta entre la vida y la muerte, pero lo que sí tenemos es ese conocimiento de nuestros ancestros que llevamos incrustado en nuestra memoria y pensamientos, nos ayudan a vivir y enfrentar los desafíos de la vida, es la filosofía que se ubica en el corazón de los hombres y mujeres y que forma parte de esos múltiples consejos y ejemplos que nos dieron nuestros padres, abuelos, tíos, hermanos, amigos, maestros y muchas otras personas que estuvieron ligadas a nuestras vidas, pero que se han adelantado en el camino de la existencia y han llegado a la muerte.

Sabemos que ya no están en este plano terrenal, en eso sí hay certeza, pues incluso hemos enterrado a algunos, otros cadáveres no sabemos dónde están, pero tampoco sabemos cómo llegar a ellos.

María Elena Yrízar Arias

En el desarrollo de las campañas políticas de Donald Trump y Hillary Clinton pudimos darnos cuenta de las grandes contradicciones de la sociedad más plural y diversa del mundo que vive en Estados Unidos.

Al inicio de campaña el simple hecho de que Donald Trump aspirara a la presidencia del país más rico del mundo, para unos parecía un chiste de mal gusto y otros sólo lo señalaban de atrevido, loco, hablador, mentiroso, y con el trascurso de la campaña y por sus exabruptos donde dio muestras de ser un barbaján que desprecia a las mujeres y sobre todo su rechazo a los mexicanos, pareciera que con esas actitudes en lugar de ser aceptado pudo haber despertado un sentimiento de rechazo por parte de los grupos minoritarios, pero al contrario, en el fondo del pensamiento de muchos estadunidenses se identificaban con el discurso humillante y despreciativo para los mexicanos, latinos, negros, musulmanes y demás minorías étnicas que habitan en aquel país. Inclusive, en su campaña, no tuvo respeto por nadie, ni por el presidente de su propio país, mucho menos por el de México, que amablemente lo recibió en la residencia oficial de Los Pinos, desde luego la invitación fue por aquello de que pudiera darse el triunfo de este hombre irrespetuoso. Aquí hay que reconocer que aunque el Presidente mexicano fue muy criticado aquí y allá por darle el trato que le dio a Trump, tuvo sus razones políticas para recibirlo, independientemente de las humillaciones que ha hecho a los mexicanos.

María Elena Yrizar Arias

El presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, ha invitado a los ciudadanos en general a denunciar a los militantes del PRI que sean corruptos, con el objetivo de ir limpiando al partido tricolor. Para algunos esta petición les ha parecida absurda porque de ese partido han emanado infinidad de políticos que han sido sumamente corruptos, a otros nada más les causó risa y para los demás partidos políticos, les da materia suficiente para darle rienda suelta a sus críticas y señalamientos. Inclusive se tiene como muestra de estos corruptos al ex gobernador del estado de Veracruz, quien tuvo que pedir licencia por la infinidad de señalamientos de corrupción que existen en el estado que gobernó como miembro del PRI. Hasta se habla de la existencia de una orden de aprehensión en su contra por algún delito grave.

En nuestro entorno potosino, siguiendo la exhortación del líder nacional priísta de denunciar a los corruptos que sean priístas, un grupo de abogados litigantes en la capital estatal denunció ante la Procuraduría General de Justicia del Estado a la ex alcaldesa de esa ciudad, Victoria Amparo Labastida Aguirre, quien se desempeñó como presidenta municipal de San Luis Potosí en el periodo 2009-2012 y a algunos de sus colaboradores más cercanos, Emigdio Ilizaliturri, Agustín Soberon y Miguel Ávalos Oyervides, por diversas irregularidades que parece que son actos de corruptelas que fueron debidamente señaladas en su oportunidad por la Contraloría Mayor del Estado y que al parecer la misma Procuraduría de Justicia esa denuncia la ha tenido inactiva y el vocero de dichos abogados, Rodolfo Antonio Reyes Morales, afirmó que por alguna razón la Procuraduría no ha dado el curso legal adecuado a la denuncia que previamente hizo la Contraloría Mayor del Estado y que como ciudadanos se han visto en la necesidad de activar ese proceso, argumentando que no se trata de alguna cuestión menor, sino de carácter mayor y consideran que es necesario que se proceda y haya un castigo del orden penal.