María Elena Yrizar Arias

Este sábado de Gloria, mientras que la mayoría de los mexicanos nos encontrábamos en cierto retiro de la vida cotidiana por motivos de la semana santa,  la policía guatemalteca que trabajan con la INTERPOL en la república de Guatemala, en Panajachel, Distrito de Solola; por la noche, aproximadamente a las 8 de la noche de allá,  detuvieron en un hotel ubicado en una zona turística Riviera de Atitlan, a 140 kilómetros al occidente de la capital del vecino país del sur al Ex Gobernador del Estado de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, noticia que se difundió por los diversos medios de comunicación. Para muchos políticos de oposición al PRI, viene siendo una muy buena noticia, para los priistas, pues también, porque pareciera que no hay impunidad para personajes de esta talla, un ex gobernador que se le hacen las más duras acusaciones que alguien pueda responder, empezando por el actual Gobernador Miguel Ángel  Yunez Linares, que lo ha venido señalando desde su campaña política y que caen sobre él, las acusaciones más graves que se le pueden imputar a político alguno. El mismo Gobernador Miguel Ángel Yuñez presento la demanda en su contra. Aunque ya había otras denuncias presentadas por otras personas con anterioridad.

En el referido operativo, que fue gravado y difundido por la televisión nacional, se observaron en el sitio la presencia de policías mexicanos que participaron únicamente como observadores, ya que no pueden ejercer fuera del país, pero estuvieron en ese lugar. La detención fue pacífica, el ex gobernador fue esposado y traslado a un sitio más seguro. Al parecer el ex gobernador estaba acompañado por su esposa Karime Macias, quien se había quedado en su habitación que ocupaban en ese hotel.

María Elena Yrizar Arias

Nadie podría pensar que las luminarias led no sean necesarias e indispensables. Es cierto que la capital potosina merece un alumbrado más eficaz, que en la práctica dejaría beneficios en el respectivo ahorro de energía eléctrica, más iluminación y  alguna sensación de seguridad que tanto nos hace falta.

Desde hace varios días se ha visto en los medios de comunicación que, efectivamente, este tema de las luminarias y sus costos ha sido muy politizado y se han dado tantas opiniones que nos tienen confundidos. Pero, a lo mejor si tomamos en consideración algunas de ellas, podríamos formar un poco nuestro criterio. Por ejemplo, el diputado Jorge Alejandro Vera Noyola, en su calidad de presidente la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso del Estado, dictaminó a favor el proyecto integral que el ayuntamiento de la capital previamente habría entregado al Congreso, para arrendar 50 mil luminarias del alumbrado público en la ciudad y renovar el sistema de sodio a lámparas led, con un ahorro de hasta 50 por ciento en el pago mensual de este servicio.

María Elena Yrizar Arias

Al difundirse la propuesta en voz del diputado Gerardo Serrano Gaviño, de que los diputados sean profesionistas, ha generado una serie de opiniones que van desde la aceptación hasta el rechazo. Por la siguientes razones:

Veamos qué dice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos al respecto: El artículo 55 establece que para ser diputado se requiere: I. Ser ciudadano mexicano, por nacimiento, en el ejercicio de sus derechos; II. Tener veintiún años cumplidos el día de la elección; III. Ser originario de la entidad federativa en que se haga la elección o vecino de esta con residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la fecha de ella. Para poder figurar en las listas de las circunscripciones electorales plurinominales como candidato a diputado, se requiere ser originario de alguna de las entidades federativas que comprenda la circunscripción en la que se realice la elección, o vecino de ella con residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la fecha en que la misma se celebre. La vecindad no se pierde por ausencia en el desempeño de cargos públicos de elección popular; IV. No estar en servicio activo en el Ejército Federal ni tener mando en la policía o gendarmería rural en el Distrito donde se haga la elección, cuando menos noventa días antes de ella.

María Elena Yrizar Arias

Para quienes hemos tenido el gusto de contar con la amistad de Don Gonzalo Martínez Corbala, nos enorgullecemos de que haya sido merecedor de la presea al Mérito, que tuvieron  a bien reconocer su trayectoria profesional y política por parte de  La Asociación Nacional de Ingenieros y Arquitectos de México y del  Gobernador del Estado de San Luis Potosí,  Juan Manuel Carreras López.

Lo anterior, tuvo lugar en el Edificio de la Caja Real de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, lo que sirvió para enmarcar ese evento, que desde luego, fue muy merecido el reconocimiento, sobre todo, porque Don Gonzalo, con su singular forma de expresarse, dijo con toda honestidad que: “vivimos una época muy difícil no solamente en el estado y en el país, sino en el mundo; por ello es necesario unir voluntades y esfuerzos para seguir la guía que marca el Gobierno del Estado que encabeza Juan Manuel Carreras, para que San Luis Potosí tenga menos problemas y los que surjan llevarlos a buen término rápidamente”.

María Elena Yrizar Arias

La palabra corrupción dentro de un enfoque social y legal se encuentra definida como la acción humana que transgrede las normas legales y los principios éticos. La corrupción puede darse en cualquier contexto, en este caso se analizará en el sentido administrativo y político.

La corrupción, tanto administrativa como política, se refiere a los delitos que se cometen en el ejercicio de un cargo público, para conseguir una ventaja ilegítima, acto que se comete generalmente de manera secreta y en privado. Las formas de corrupción son muy variadas, algunas son: el soborno, es el más repetitivo de los delitos contra la administración pública, y que va desde la entrega de una módica suma de dinero a un oficial de seguridad, para evitar una multa, hasta el ofrecimiento de grandes cantidades de dinero para la evasión de los impuestos. Otra, es el tráfico de influencias. Esta se da cuando un funcionario utiliza su estatus para ejercer influencias y conseguir a favor de alguien una actividad que involucre una posición en el servicio público o un trabajo de beneficio.