• 1
  • 2
  • 3

María Elena Yrizar Arias 

Un partido político es una organización o asociación política estable, la cual apoyada en una ideología determinada, que será afín entre sus afiliados y seguidores, aspira en algún momento a ejercer el poder de una nación para poder imponer y desarrollar su programa político. Su función es organizar la vida política de un país, porque el mismo se encargará de reclutar candidatos que ocupen oportunamente cargos gubernamentales o bien escaños legislativos, organizar la labor legislativa, articular y agregar preferencias y disidencias a los ciudadanos, formar gobiernos, establecer acuerdos legislativos en orden a promover leyes que resultan fundamentales para la vida en comunidad, entre las principales cuestiones.

Ante los resultados obtenidos en las pasadas elecciones del primero de julio, tanto a nivel nacional como en los ámbitos estatales y municipales, los partidos políticos perdedores: PRI, PAN, PRD, MC, primeramente entraron en un estado de incredibilidad ante el hecho de que Andrés Manuel López Obrador ganara las elecciones presidenciales con un margen importante de votos obtenidos legalmente en las urnas, que dejó como lección el rechazo ciudadano a esos partidos políticos, que no estuvieron en la preferencia del electorado nacional. Según el Instituto Nacional Electoral, López Obrador se impuso el domingo primero de julio en las elecciones presidenciales con 53% de los votos, de conformidad con los resultados electorales, mientras el candidato del PAN, Ricardo Anaya, quedó en segundo lugar, y José Antonio Meade en tercer lugar de las preferencias. Lo que resultó un golpe muy fuerte para los partidos perdedores, sobre todo el partido del presidente Peña Nieto, que los paralizo el factor sorpresa de que les ganó AMLO.

En territorio potosino, al igual que los demás estados, con excepción de Guanajuato, López Obrador ganó las elecciones de Presidente de la República. En el ámbito local, en las ciudades como Valles y San Luis Potosí, la primera gobernada por Jorge Terán del PRI y la segunda por Ricardo Gallardo Juárez, por el PRD, intentaron estos presidentes municipales con licencia reelegirse pero ambos perdieron la contienda. En Valles ganó el candidato independiente Adrián Esper Cárdenas y en la capital triunfó el candidato del PAN Xavier Nava Palacios, nieto del líder moral del navismo, Dr. Salvador Nava Martínez, y diputado federal con licencia por el PRD, sobre otros candidatos como Leonel Serrato, de Morena, y Cecilia González Gordoa, del PRI.

Muchos otros bastiones priístas fueron perdidos, por ejemplo en la cabecera municipal de Matehuala, perdió el PRI y ganó el diputado local con licencia, Alejandro Segovia Hernández, quien contendió por el Partido Verde y arrasó al PAN, PRI y Morena.

¿Cuáles serían los retos a vencer por esos partidos políticos? ¿Por dónde empezarían a analizarse o cuál sería la metodología que aplicarían? ¿Cómo le harían para estar vigentes? ¿Cómo restructurarlos? ¿Cómo le harán para que vuelvan a estar en las preferencias electorales? Estas interrogantes es difícil contestarlas, pero lo que sí es fácil de entender es que se analicen los resultados que se obtuvieron y las causas y efectos de los mismos, que se haga una crítica reconstructiva, que analicen cómo quedaron las fuerzas políticas después de esta elección, que dio un cambio repentino al nuevo mapa político nacional y estatal. De aquí para adelante, ya no es lo mismo, por eso los partidos, o se renuevan o se reinventan, no les queda de otra, para que no desaparezcan.

Una estrategia que resulta siempre beneficiosa para cualquier partido político, es la renovación de las dirigencias, desde la nacional, estatal y municipales, y hacer el trabajo intenso, de renovar todos y cada uno de los presidentes de seccionales. Otra, sería buscar personas honorables para que le entren al trabajo político, porque sí hay con poder de convencimiento. Otra estrategia que ayuda mucho es la autocrítica, para revertir las crisis internas y no dejar caer los partidos en manos de aquellos que suponen que un partido político es una franquicia, donde hay dinero, para seguir viviendo del erario. Casos de estos sobran en el estado.

El caso San Luis Potosí es muy claro para el gobernador Juan Manuel Carreras López, ya que ni su partido ni sus operadores pudieron hacer que ganara José Antonio Meade en esta entidad. Así pues, el dirigente Martín Juárez, presidente del PRI estatal, ya cumplió el tiempo prudente al frente del partido, que por cierto entregó malos resultados al gobernador y no tiene caso que siga allí, porque no hay que olvidar que es más importante renovarse que morir en el intento. Además, Martín Juárez ya tiene su premio de consolación, ya que es diputado de la siguiente legislatura. Ahora bien, el PRI perdió fuerza en el estado, tiene el mismo número de gobiernos municipales que el PAN, pero no gobierna en las ciudades más importantes como Rioverde o Tamazunchale, tiene varias villas y pueblos chicos, tampoco tiene mayoría en el Congreso local para la próxima legislatura, lo que coloca al gobernador en la necesidad de sobrevivir los tres años que le faltan, ya que tendrá como presidente a AMLO, de quien deberá tejer muy fina su relación con él y con las nuevas mayorías que controlarán el Congreso y tender puentes de plata con sus enemigos naturales, porque de lo contrario ha de ser muy difícil para quien gobierna darse cuenta que su equipo de colaboradores no tienen el colmillo retorcido que se necesita para operar con asepsia política e hilo de filigrana.

Bueno, aunque se haya equivocado el gobernador, todavía puede rectificar el camino que le falta de recorrer y hasta de algunos colaboradores. Sería bueno que se replantee algunas alianzas inteligentes y funcionales que le permitan como nueva estrategia cambiar algunos aspectos de su estilo de gobernar, sin olvidar que ya no tiene a Ricardo Gallardo como su posible sucesor, ahora tiene a Xavier Nava en el palacio de enfrente, quien en corto plazo ganó la elección y que podría sucederlo, sin ignorar a los que irán al Senado como Marco Gama, que goza de prestigio y honorabilidad.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.