• 1
  • 2
  • 3

María Elena Yrízar Arias

El 21 de agosto del año pasado, el presidente del CEN del tricolor, Enrique Ochoa Reza, por estar rodeado de diputadas priístas, ofreció que “el PRI será el partido en que las mujeres tendrán futuro político”. Pero en el PRI, lo hemos visto en muchos casos, no existe un verdadero convencimiento de que una mujer inteligente, valiente, autónoma, decidida, disciplinada, honrada y otras virtudes, pueda llegar al poder. Pues no. Los hombres de la política prefieren impulsar a mujeres que son manipulables por ellos, ya que abrir el poder a mujeres resulta un riesgo innecesario, porque, muchas veces, las mujeres tienen más valentía e inteligencia que algunos de ellos mismos y hasta les resultan peligrosas.

Para prueba de lo anterior hay que remitirnos a la declaración que hizo el diputado priísta de Jalisco, Salvador Arellano, quien comparó a las mujeres con la tierra de cultivo, y dijo: “La tierra es como las mujeres: también hay que trabajarlas, abonarlas, para que den buenos productos”. Otro ejemplo lo tenemos en el ex diputado local del PRI, quien en una entrevista de radio afirmó: “Las leyes son como las mujeres, se hicieron para violarlas”.

En el municipio de San Luis Potosí, el PRI, en la última elección a la presidencia municipal, obtuvo 35 mil 447 votos, que correspondieron a 12.9 por ciento de los emitidos, convirtiéndose en la tercera fuerza. La misma posición tiene en el municipio de Soledad de Graciano Sánchez. En ambos municipios los presidentes municipales perredistas se han lanzado a la contienda de reelegirse, desde luego, sabedores de las altas posibilidades que tienen de ganar. Ante ese panorama, la dirigencia priísta sabe de sobra que no podría ganarles a los populistas o como sean, de los gallardistas-perredistas. Eso lo sabe cualquiera que tenga a la mano los números de votos y los porcentajes de las últimas elecciones. No se necesita mucha ciencia para entenderlo, pues los números no mienten.

Siendo así el panorama, es sumamente perverso que el PRI lance a dos mujeres para competir en una pelea política que ningún hombre del mismo PRI puede ganarle a Ricardo Gallardo y Gilberto Hernández Villafuerte, entonces, ante el pretexto de la equidad de género, el PRI ha tenido la más audaz treta de “lanzar a dos mujeres para el sacrificio en una zona de combate que tienen perdida desde antes”, tal como lo aseguré en mi artículo del 1 de febrero pasado; en http://lajornadasanluis.com.mx/…/candidatura-de-sacrificio…/


A estas damas, Cecy González Gordoa, candidata a la capital, y Margarita Hernández Fiscal, a Soledad de Graciano Sánchez, no les es suficiente ser personas íntegras en todos los sentidos, para derrotar a los gallardistas-perredistas. Así que pareciera que las están enviando al matadero, lo que se verá en los resultados de las elecciones, no porque ellas no sean valiosas, no, es porque el priísmo ha abandonado a sus bases, que se sienten enojadas, olvidadas, traicionadas. Deben reconocer que no han hecho un trabajo serio, entonces, ¿cómo podrían ganar una elección? Si han ignorado a las bases, y ahora hasta con candidatos ciudadanos externos. Cómo quieren ganar si muchos priístas se sienten ofendidos y marginados, cuando se corre la voz en el mismo PRI de que irán como diputados plurinominales Elías Pecina, Alejandro Leal, Érika Velázquez y a lo mejor también Torrescano. Entonces, ¿apoco no hay priístas valiosos en las regiones estatales? ¿Entonces nomás deben ser los cuates del gobernador? ¿Acaso no hay más priístas? Y no se diga sobre los plurinominales del Partido Verde, donde al parecer se reelige Manuel Barrera Guillén y va Cándido Ochoa.


Volviendo a las damas sacrificadas, ¿no le dará a la dirigencia del PRI siquiera un poco de pudor político a sabiendas de que las van a exponer al fracaso de antemano? ¿No estarán acaso aprovechando el pretexto de la equidad de género confundiéndola con la misógina política e institucionalizándola con lanzarlas como candidatas? Me parece que estamos frente a una cruel decisión e intención de utilizar a estas damas, solamente para llevarlas al matadero político. Ellas, por más inmaculadas que sean, por más valiosas, por más finas y demás virtudes admirables, no podrán ni hacer mella a los gallardistas. Le van a meter una friega al priísmo, de la cual difícilmente se pueda levantar

Por cierto, después de conocer el contenido de la nota que desde ayer al medio día aparece en http://pulsoslp.com.mx/…/en-el-pri-hay-nepotismo-dice-ex-c…/ me hice a la tarea de hablar con Ángel Castillo, para preguntarle si era verdad la publicación y me dijo categóricamente que no, que nunca ha pensado dejar su partido, que eso no lo dijo, pero aclaro que “lo único cierto son mis críticas al patrimonialismo corporativo, al amiguismo y al nepotismo que favorece a los junior hijos de políticos encumbrados. Nunca dije que estaba valorando renunciar. Eso fue cosa del periodista que lo dice en la nota del periódico”. Es cuanto. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.