Miguel Ledesma Careaga

En el año 2011 cuando Manlio Fabio Beltrones era aspirante a candidato del PRI a la Presidencia de México, mencionaba que antes de decidir quién iba ser el candidato debía existir primero un proyecto,  por ello presentó un plan para disminuir la pobreza, generar empleo y mejorar la seguridad, esos fueron sus tres ejes en los cuales se centró e insistió “Primero el proyecto y luego el candidato”.

Andrés Manuel López Obrador hace unos días presentó a quienes de salir favorecido en la elección presidencial, sería su gabinete de Gobierno, los cuales ya están siendo evaluados por la ciudadanía y expertos en la materia; sin embargo expuso antes que todo, quienes serían los nuevos secretarios (as) y directores de las distintas dependencias federales.

Lo cual hace pensar y nos hace pensar y ¿los demás candidatos estarían dispuestos a correr ese riesgo?  Porque exponer tu proyecto y gabinete antes de ser favorecido como te puede subir tu nivel de aceptación como lo puede bajar, pero lo importante aquí no son los puntos en la encuesta de un candidato o candidata, si no, qué es de mayor beneficio para el País, Estado, o Municipio, ya que esas decisiones pueden beneficiar o afectar a toda una comunidad.

El ingreso de Javier Lozano a la Campaña de Antonio Meade me hace pensar en esta cuestión, ¿regresaría a una secretaría de Gobierno Federal un político así? ¿Nos beneficiaría o perjudicaría su regreso? Por ello creo que es necesario que los candidatos a la Presidencia  de la Republica, gubernaturas y presidencias municipales, expongan su gabinete antes de la elección para así saber qué futuro podría esperarnos.

Cuántas veces en los mítines de candidatos a alcaldes y gobernadores cuando el ciudadano les cuestiona si van repetir algunos miembros de las administraciones actuales (que han hecho un mal trabajo) nos contestan que no, y ya ganando entrando a su primer día de gobierno nos dan la sorpresa que su gabinete está conformado por varios políticos de administraciones pasadas que son conocidos por su mal desempeño.

Por eso creo que debemos exigir ¡Primero el proyecto, luego el gabinete y después el Candidato!

¡HASTA LA PROXIMA!