• 1
  • 2
  • 3

María Elena Yrizar Arias

En el estado de San Luis Potosí se encuentran los diputados más desprestigiados de la República Mexicana, ya que han sido exhibidos por su comportamiento y asociaciones delictivas que algunos tuvieron con empleados de la Auditoría Superior del Estado –que inclusive ellos mismos recomendaron como trabajadores de esa institución– como es el caso del padre y del hermano del controvertido diputado Manuel Barrera Guillén, quienes trabajaban en la ASE y que ayudaron a la ecuación corrupta a blanquear las cuentas publicas de instituciones del gobierno y algunos municipios que al parecer cometían irregularidades y corruptelas en el manejo de los recursos económicos, pero estos fabulosos diputados les borraron cualquier observación. Ni siquiera les dejaron algunas como para el despiste.

Otro aspecto que diferencia a esta clase política de los diputados de otras legislaturas estatales, es el hecho de que son quienes reciben el más alto salario del país y, de paso, algunos de ellos ya recibieron aguinaldo, que se han dado el lujo de cobrar por adelantado. También se ha sabido que los vehículos que les entregaron algunos están descompuestos o inclusive chocados por los chóferes o ayudantes de los diputados. Claro, es muy simple entender la mentalidad de estos diputados: lo dado no es apreciado, y como no les cuestan a ellos, porque no los pagaron con su dinero, pues, qué les puede importar lo que pase, si ellos se han de atener a que se les den otros carros, o como el caso del mismo Barrera, que a costo del Congreso se trajo en grúa su carro desde Monterrey a San Luís, como si en Monterrey no hubieran agencias o mecánicos que pudieran arreglar el desperfecto del vehículo. En fin, le sacan tajada económica al Congreso lo más que se puede, sin ningún pudor político o muestra de decencia u honestidad que tanta falta les hace demostrar, sobre todo en estos momentos tan críticos, en los cuales la ciudadanía se encuentra enchilada en contra de esa clase política, que algunos representantes de instituciones y grupos sociales declaran vehementemente a la prensa que exigen a los partidos políticos que se fijen muy bien en las personas que lanzarán de candidatos, ya que la ciudadanía se dice ofendida por la conducta de los diputados, así que ahora piden que no lancen candidatos deshonestos, vividores y nefastos; tampoco quieren candidatos mediocres, improvisados, corruptos y mucho menos a chapulines, que no terminan de desempeñar sus funciones para las cuales fueron electos y renuncian o piden licencia para separarse de sus funciones y preparar la próxima candidatura. Estas declaraciones tienen claras alusiones personales dirigidas a algunos diputados actuales que su sueño personal más grande es ser presidentes municipales.

Además de la penosa clase política imperante en San Luis Potosí, tenemos en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación a seis diputadas priístas sacando el cobre y demostrando ser unas simples vulgares con un léxico de arrieros de monte o simples verduleras, al lucir su incongruencia de ser mujeres universitarias, preparadas y algunas miembros de la comisión de derechos humanos y otras de equidad de género y resulta que no están acordes con su supuesta preparación y su conducta denigra a las mujeres que tanto trabajo les ha costado llegar a esos escaños, y estas mujeres se lucieron insultando a uno de sus compañeros que estaba en la tribuna expresando su criterio con relación a un asunto que se debatía y ellas le empezaron a corear eh puto, como si estuvieran en un estadio de futbol insultado a los jugadores. Pero en la Cámara se dio de una manera muy denigrante, para ellas, su partido político y sus representados. Lamentable situación que deja en claro la falta de respeto y dignidad de ellas.

En fin, por lo anterior, resulta un sueño guajiro pensar que los actuales políticos mejoren sus conductas, porque por sus hechos los conoceréis.

Hay otros políticos que son funcionarios públicos estatales, que igualmente sueñan con que se irán al Senado de la República, creyendo que esos puestos políticos están a sus órdenes o disposición, algo así como que esos políticos se sobrestiman como muy valiosos y que el Senado los merece o que el Senado se honraría con tenerlos sentados en sus curules, pero en realidad andan destrampados. Es más, hasta creen que en donde se toman esas decisiones ellos encabezan las listas, pero ignoran que esas designaciones se toman en la Ciudad de México, no en San Luis Potosí.

Podría quedar una buena opción en las candidaturas independientes, chance y participen personalidades distinguidas y no tengamos más de lo mismo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.