• 1
  • 2
  • 3

Redacción 

Decenas de habitantes en Villa de la Paz,  admiten que hay contaminación y rechaza los llamados lameros, montículos de piedra molida desechados por la actividad minera, cuyo polvo se desprende con el viento y llega a decenas de familias. 

Lo anterior se desprende de un sondeo realizado con personas de ese municipio, a quienes se les pidió su opinión sobre el motivo por el no se manifiestan contra los gigantes montones de residuos mineros, mismos que también llegan hasta los alimentos que se consumen diariamente. 

De los entrevistados, el 70 por ciento coincide al señalar que la mina no cumple con la obligación de proteger la salud, ya que no ha retirado los lameros y tampoco los ha cubierto para que no siguán dañando a pobladores, principalmente de colonia Real de Minas y alumnos de escuelas cercanas. 

El 30 por ciento de las personas que opinaron, señalan que la gente ya se acostumbró y que muchas familias dependen económicamente de la mina, por eso, según dicen, no se atreven a denunciar, incluso hubo quienes señalan que las instancias “pueden estar compradas”, por eso no se aplican sanciones. 

Entre las opiniones recogidas y fuera del sondeo, también se destaca que hay personas quienes manifiestan que los llamados lameros, tienen más de 50 años y que nadie los cuestionaba, porque la minería, fue y sigue siendo una de la principales fuentes de empleo.