miércoles 22 septiembre 2021

DÍA MUNDIAL DE LA FIBROMIALGIA Y DEL SÍNDROME DE LA FATIGA CRÓNICA

Desde 1993 se instauró el 12 de mayo como el Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica, dos enfermedades poco conocidas y diagnosticadas, cuyos síntomas deben ser difundidos para lograr una atención oportuna que permita vivir con mayores oportunidades de bienestar a quienes la padecen, dio a conocer la Secretaría de Salud.

La dependencia explicó que la fibromialgia es una enfermedad que provoca dolor músculo esquelético en todo el cuerpo, fatiga y alteraciones en el sueño. Las personas que la padecen, frecuentemente expresan que dormir no les ayuda a sentirse descansadas y manifiestan mucho agotamiento físico y emocional, además de presentar otros síntomas como: dolor de cabeza, tristeza, ansiedad, diarrea o estreñimiento, entre otros.

Es importante aclarar que esta enfermedad afecta aproximadamente desde el 2 hasta el 4 por ciento de la población a nivel mundial, de la cual alrededor de un 85 por ciento son mujeres entre 25 y 50 años de edad.

La causa de la enfermedad es desconocida, sin embargo, existe evidencia de alteraciones en la forma de procesar el dolor y cambios en la forma, conectividad y neurotransmisión en el sistema nervioso central. Los factores genéticos y hereditarios también están involucrados al igual que la influencia del contexto y los estresores psicosociales.

El examen físico revela dolor a la palpación en múltiples localizaciones del cuerpo con ausencia de hinchazón o inflamación de las articulaciones. No hay una prueba de laboratorio específica para realizar el diagnóstico, por lo tanto, se debe sospechar de la enfermedad en cualquier persona con más de tres meses de dolor generalizado y que no exista evidencia de otra condición para explicar ese dolor.

El tratamiento de la fibromialgia está dirigido a reducir los principales síntomas que incluyen dolor crónico generalizado, fatiga e insomnio. Debe ser individualizado y multidisciplinario, con medidas no farmacológicas, por ejemplo: realizar actividades aeróbicas de bajo impacto como caminar, andar en bicicleta o nadar, mantener buenos hábitos de sueño, acudir a terapia psicológica y fisioterapia y manejo farmacológico con medicamentos analgésicos, antidepresivos y ansiolíticos prescritos por personal médico especialista.

El pronóstico de la fibromialgia varía, en la mayoría de los y las pacientes es posible desarrollar habilidades y estrategias que permitan tolerar los síntomas y llevar una vida funcional.

Respecto al síndrome de fatiga crónica, el síntoma principal es sentirse extremadamente cansado la mayor parte del tiempo o todo el tiempo, el descanso no ayuda y es difícil realizar las actividades cotidianas. Afecta al 0.5 por ciento de la población mundial, principalmente a las mujeres de entre 29 y 35 años de edad.

Otros síntomas que pueden presentar son sentirse peor después del trabajo físico o mental, tener problemas de memoria, mareos cuando se pone de pie y dolores articulares o musculares, náuseas o dolores de cabeza. Padecer el síndrome de fatiga crónica puede generar sentimientos de frustración, tristeza, ansiedad y enojo, lo que genera mayor dificultad para realizar las actividades normales.

No existe una prueba que pueda determinar con precisión el diagnóstico, por lo tanto, es importante acudir a una valoración médica si se presenta cansancio la mayor parte del tiempo, para determinar la posible causa e iniciar un tratamiento oportuno que mejore los síntomas y la calidad de vida.