lunes 19 agosto 2019

BUSCAN MEJORAR APOYOS Y ATENCIÓN A LAS MUJERES QUE SE DEDICAN A LAS ACTIVIDADES DEL CAMPO

El empoderamiento de la mujer rural es clave para alcanzar un desarrollo justo y sostenible y en ello juegan un papel fundamental las ayudas previstas en las políticas agrarias y de desarrollo rural, consideró la diputada María del Consuelo Carmona Salas al presentar una iniciativa de reforma a la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres del Estado de  San Luis Potosí.

Con  el objetivo de garantizar el empoderamiento de las mujeres rurales y además homologar las disposiciones del Estado de San Luis Potosí  con la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres.

Las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 43 por ciento de la mano de obra agrícola. Labran la tierra y plantan las semillas que alimentan naciones enteras. Además, garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades y ayudan a preparar a esas comunidades frente al cambio climático; según se señala en la exposición de motivos de la iniciativa presentada.

Se agrega que el  reconocimiento a las mujeres rurales se vincula con su importancia en el mantenimiento y desarrollo de la vida rural, con todos los beneficios que implica para la producción de alimentos, conservación de los ecosistemas, aprovechamiento de servicios ambientales y uso sustentable de los recursos naturales. Sin embargo, es igualmente relevante para la visibilización de las desventajas con que viven.

Si históricamente se han generado y sostenido las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, en el ámbito rural, este proceso ha tenido impactos más profundos que obstaculizan el pleno desarrollo de las mujeres en función del cumplimiento de sus derechos humanos.

De ahí que una de las condiciones necesarias para que la igualdad económica de las mujeres tenga lugar es la posibilidad de que tengan decisión. A su vez uno de los mecanismos que permiten dicha toma de decisiones la propiedad y control que tengan de sus activos.

En el caso de las mujeres rurales, la propiedad de la tierra se convierte en uno de los principales activos que posibilitan el ejercicio de decisión. Es decir el tener control sobre sus vidas, definiendo actividades y construyendo su propio camino. En otras palabras el proceso de empoderamiento.

Con esta reforma se busca establecer en la ley mencionada que se debe  promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el uso y aprovechamiento de los derechos reales de propiedad, así como el uso, goce y disfrute de la tierra, su participación en el desarrollo rural y sus beneficios. Así como promover la participación de mujeres rurales en programas sectoriales en materia agraria; entre otros preceptos.

La iniciativa de la legisladora Carmona Salas se turnó a la Comisión de Derechos Humanos, Igualdad y Género para su análisis correspondiente.