miércoles 27 mayo 2020

ARBITRARIA LA SUSPENSIÓN TOTAL DE ACTIVIDADES EN REAL DE CATORCE: RAMÓN INFANTE GUERRERO

Juan Ramón Infante Guererro, presidente del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Estatal Anticorrupción, calificó como una total arbitrariedad la suspensión total de actividades turísticas en el municipio de Catorce, acciones que afectarán gravemente la economía de sus habitantes.

Fue el día de ayer que el Ayuntamiento de Catorce emitió un comunicado oficial dirigido a habitantes, comerciantes y prestadores de servicios de aquel poblado, donde daba a conocer diversas recomendaciones derivadas de la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19.

En dicho mensaje se decretaba la suspensión de los servicios de: paseos a caballo, servicio de camioneteros, servicio de willys, así como la suspensión del servicio de hospedaje en hoteles y los puntos de venta de comercio fijos y semifijos.

Juan Ramón Infante Guerrero manifestó que todo lo anterior carece de cualquier fundamento legal; “los prestadores de servicio pueden presentar de forma individual o colectiva denuncias ante las instancias correspondientes y presentar cargos por las pérdidas que se consideren, provoque el municipio de Catorce con esas acciones”.

“Es una total arbitrariedad de la alcaldesa Guadalupe Carrillo Rodríguez, quien con ideas pequeñas ante la contingencia del Covid-19, pretende dejar sin sustento a decenas de familias catorceñas que viven al día”.

Infante Guerrero agregó que dichas decisiones violentan la ley afectando a empresarios y particulares; “quienes tendrían que dejar sin empleo al personal que labora en los diferentes establecimientos que sostienen la economía de Pueblo Mágico de Real de Catorce”.

“Esta administración se ha destacado por acciones negativas como el nepotismo, obras sobrevaluadas, violentar la ley, y ahora también afectando en su sustento a las familias catorceñas”.

Finalizó expresando que para ellos es fácil tomar esa determinación; “ya que ellos cobran cómodamente su quincena aunque no trabajen”.

Dicho comunicado emitido por las autoridades catorceñas, causó un gran malestar y descontento entre los habitantes de aquel municipio.